La selección mexicana sub 23 falló en su aspiración de refrendar el oro obtenido en Londres 2012. Aquí algunas reflexiones.

  • Por ser el deporte nacional la eliminación en futbol recrudece la, ya de por sí muy negativa, percepción pública de la delegación mexicana pero debemos ser fríos al aceptar que esta quizá es una de las derrotas menos graves en Río 2016.
  • ¿Qué duele más, nunca lograr un triunfo a estos niveles o después de haberlo logrado perderlo? La respuesta no la sé pero la frase de Mauricio Garcés ‘Debe ser terrible tenerme y después perderme’ adquiere hoy dimensiones olímpicas.
  • Cargar culpas individuales en un deporte de conjunto siempre nos dejará un juicio incompleto, sin embargo creo necesario mencionar que fallaron los refuerzos desde su elección. Ni Torres Nilo ni Talavera justificaron su llamado, por el contrario. Son de los principales responsables de la eliminación mexicana. Torres Nilo se equivocó en el empate contra Alemania y Talavera en el increíble gol ante Fiyi. Ambos momentos que a la postre terminaron siendo claves en la eliminación. Oribe es punto y aparte.
  • Sé que es muy fácil hablar a toro pasado pero ¿Qué hubiera pasado si en lugar de Torres Nilo y Talaver se hubiera llevado al ‘Conejo’ Pérez y ‘Burrito’ Hernández? .Si de todas formas se iba a ‘abusar’ del Pachuca estas piezas hubieran terminado de engranar en el ‘Tuzotri’
  • Si bien la base de la selección fue de Chivas y Pachuca el mejor jugador de la selección está bajo las órdenes de Antonio Mohamed. César Montes es un defensa central que México no se puede dar el lujo de desperdiciar. Fue por mucho el mejor durante la competencia. Ojalá emigre a Europa pronto.
  • Espero que a esta generación no se le estigmatice por esta eliminación ya que talento tiene a montones. Debemos entender que su actuación no estuvo fuera de lugar. Los que estuvieron fuera de lugar fueron los de 2012. En 2016 se hizo un papel más o menos similar al resto de las participaciones olímpicas.
  • El caso de Hirving Lozano en este torneo me recuerda al del ‘Tecatito’ Corona en la Copa América 2015. ¿Qué nos hizo pensar que éste chico de 21 años podía y debía cargar con el peso del equipo? La presión se lo comió desde la Copa América.
  • Precisamente para el ‘Chucky’ urge asesoría psicológica. Ha cargado con dos derrotas importantes para el futbol mexicano en poco tiempo y ha sufrido linchamiento en las redes. Insisto, ¡Tiene 21 años! . Ha mostrado inestabilidad emocional y eso debe ser tratado desde hoy. Que no se nos olvide el talento que tiene. No debe ser el chivo expiatorio.
  • Difícil juzgar a Raul Gutiérrez. Se agradece su autocrítica como máximo responsable de la derrota porque, personalmente, creo que sí lo es. No supo sacarle el mayor jugo posible a una gran materia prima. Sin embargo no por esto significa que se deba pedir su cabeza. ¿No será Raul un buen candidato para seguir trabajando siempre y cuando revise su metodología y se reinvente? Ojalá tenga oportunidad de redención
  • Se debe reconocer a Grupo Pachuca lo que hace por el futbol mexicano. También a Chivas. En un momento en el cual la competitividad está al máximo dentro de la Liga MX el desarrollo de talentos mexicanos es el camino más difícil. Pachuca ya vio los frutos y Chivas seguro estoy que pronto lo hará.
  • En tiempos donde el común denominador del público conoce el desastre que son las federaciones deportivas nacionales en la mayoría del resto de los deportes se valora el hecho de la Federación Mexicana de Futbol tenga errores exclusivamente deportivos. No todo es malo en nuestro futbol, su estructura es sólida y de ahí se parte para lograr éxitos como el de 2012. Algunos errores son mayúsculos pero, comparada con el resto del deporte nacional, están en la gloria.
  • Y no, no es que se le apoye más al futbol desde el gobierno, es que la FEMEXFUT se genera la mayoría de sus recursos. Quienes olvidan al resto de los deportes cuando no hay Juegos Olímpicos son: la mayoría de los medios, la mayoría de los empresarios y la mayoría de los aficionados.
  • Fue grato volver a escuchar a Orvañanos narrando a la selección. Raul podrá ser lo que quieran pero su estilo es irremplazable. Desafortunadamente para él su voz también se vincula a una época de más fracasos que éxitos del equipo mexicano. Hoy se repitió. Ojalá y a Raul le toque narrar un gran éxito. Su trayectoria lo merece.
Anuncios