Los enfrentamientos entre Pachuca y Necaxa no son duelos que tengan algún antagonismo marcado entre ambas instituciones y muchas veces incluso podrían pasar desapercibidos en una jornada normal de la Liga MX. Sin embargo poco se comenta que un jugador del Pachuca fue quien prácticamente le dio vida al equipo hoy avecindado en Aguascalientes.

Corría la década de los 20´s del siglo pasado y la efervescencia de la llegada del futbol a México le había sido heredada a una segunda generación. Los hijos de los inmigrantes ingleses que llegaron a México con afán industrializador ya se ‘dignaban’ a practicar el invento anglosajón con la comunidad mexicana, lo que provocó un acelerado brote de clubes en territorio nacional. Uno de estos herederos se convertiría a la postre en pieza clave del desarrollo del balompié azteca y fundador de uno de los clubes con mayor prosapia en la historia del país

Alfred C Crowle era un hijo de ingleses quien aprendió a jugar futbol en Pachuca. Defendió por 17 años los colores del club decano del futbol mexicano destacando, según cuentan las crónicas de la época, por su fuerza, disciplina, pulcritud en la cancha e innegable don de liderazgo. Sin embargo no fue en la ‘Bella Airosa’ donde Alfred dejó su mayor legado.

En 1922 W.H. Frasser era gerente de la compañía de Luz y Fuerza del Centro y un ferviente apasionado del futbol. Como tal, estaba convencido de que el deporte, además de un pasatiempo, podía servir como una piedra angular en el desarrollo integral de la sociedad y por ello patrocinaba dos equipos; el Tranvías y el Luz y Fuerza, ambos con sede de sus partidos en la colonia Condesa de la Ciudad de México, pero suambición era aún mayor,

Frasser pidió a William S. Porter que contactara a Crowle y le ofreciera trabajo en la compañía de Luz y Fuerza influenciado claramente por la calidad futbolística de Alfred como jugador del Pachuca. Ya en su nuevo trabajo Crowle no tardó en incorporarse a las filas del Tranvías en donde destacó inmediatamente por su experiencia y sus grandes conocimientos técnicos. Con estos antecedentes no fue extraño que  precisamente Alfred Crowle fuera designado asesor de la comisión encargada de redactar los estatutos de la fundación del Necaxa, club que finalmente vio la luz el 21 de Agosto de 1923, claro está, con Alfred como uno de sus primeros jugadores.

Crowle jugó hasta 1927 pero su aporte al futbol necaxista fue mucho más duradero. Ya como entrenador sentó las bases del que muchos mencionan como el primer equipo legendario compuesto por mexicanos. Los ‘Once Hermanos’ que a la postre sería llamado el (auténtico) ‘Campeonísimo’ dominó las canchas mexicanas durante casi una década en base a un sistema de pases cortos y rápidos muy difícil de defender, estrategia impuesta precisamente por aquel ‘Tuzo’ que, sin querer, se convirtió en el padre de una leyenda llamada Necaxa.

 

Anuncios