5- Toluca vs Santos. Bicentenario 10. El día que se confirmó la maldición de Romano. Luego de un buen 2 a 2 en la ida en Torreón Santos y Diablos se enfrascaron en un duelo de poner a poder pero sin contundencia que los llevo a los penales, ahí sucedería lo inaudito. Sinha y Mancilla fallaron dos de los tres primeros cobros choricero mientras que los laguneros habían acertado todos. La transmisión televisiva se centraba en un Rubén Omar Romano siempre marcado con el estigma de no ser campeón y el reflejo del drama en su rostro. 4 oportunidades para que los laguneros se coronaran, Novarreti y Romagnoli no fallaron por Toluca mientras que Vuoso y Carlos Morsles increíblemente dejaron ir el título.Ya en muerte súbita Dueñas anoto y Arce puso el clavo en el ataúd de Romano quien a la fecha nunca ha podido superar dicho trauma.

4- Toluca vs Necaxa. Verano 98. El inicio de los veranos diabólicos. La final que marcó el cambio de mando en el fútbol mexicano. Necaxa, el mejor equipo de la década de los 90’s, había ganado la ida por 2 a 1 y muy temprano en la vuelta en ‘La Bombonera’ parecía haber sentenciado el juego al marcar 2 goles, sin embargo José Saturnino Cardozo, Fabián Estay y compañía tenían planeado un des enlace muy distinto bajo las órdenes del ‘Ojitos’ Meza.

3- Toluca va Atlas. Verano 99. La final del buen fútbol. Para muchos la final mejor jugada en la historia del fútbol mexicano y que enfrentó indudablemente a dos de los equipos que mejor se complementaban para brindar un gran espectáculo. El Toluca de Enrique Meza en su mejor época contra el Atlas mágico y lleno de calidad de Ricardo Antonio Lavolpe. Dos grandes empates llenos de espectáculo primero 3 a 3 en el Estadio Jalisco y después 2 a 2 en el Nemesio Diez con emoción de principio a fin y que tuvo que llegar a la tanda de penales en su muerte súbita para decidir al ganador. La generación choricera de Cardozo, Abundis, Carmona y compañía contra la mejor generación de cantera os de Atlas comandada por Rafael Márquez, Miguel Zepeda y Daniel Osorno.

2- América vs Cruz Azul. Clausura 2013. La madre de todas las ‘cruzazuleadas’ . Un minuto separó a Cruz Azul de romper el estigma de subcampeonisimo, luego sucedió lo que solo al Cruz Azul le puede suceder; que en una final el portero rival se agregue al ataque y te marque un gol. La prórroga fue un tramite donde el América jugó ante un muerto viviente que bien sabía que su destino era no levantar la copa.  Para colmo la puntilla la dió el jugador que hasta poco tiempo antes del duelo era la burla del fútbol mexicano y que a raíz de esa campaña catapultó su carrera al punto de ser uno de los mejores jugadores mexicanos en Europa e indiscutible de la selección nacional.

1- Pumas vs Tigres. Apertura 2015 La mejor de las hazañas que no pudo ser. Parecía todo decidido después del partido de ida en Monterrey, no solo Tigres había goleado 3 a 0 a Pumas sino que lo había borrado de la cancha haciendo que para todos luciera impensable una reacción capitalina. Hasta el minuto 44 de la final de vuelta todo parecía normal, luego; lo increíble.Antes del descanso Pumas descontó y durante el segundo tiempo fue un vendaval que logró la hazaña a 5 minutos del final de alargar el partido a pesar de terminar con 19 hombres producto de la expulsión de Eduardo Herrera. La prórroga hizo reaccionar al cuadro regiomontano que dominó de principio a fin el primer tiempo extra sin embargo Gerardo Alcoba a dos minutos del final volvía a levantar de la lona a los de la UNAM contra todo pronóstico. Toda la gesta heroica se vino abajo con una pésima elección de cobradores de penal por parte de los Pumas.

 

 

Anuncios