Te reto a que me digas que no puedo, después de que me hayas visto intentarlo. Y aún si ante tus ojos no pude, me quedo con mi victoria, con mi osadía. De estar un paso adelante, de haber exprimido la vida, de saber que la pena valdría y entender que con solo intentarlo habría cambiado la historia y habría marcado una vida. De aquel que en algún momento, del que algún otro día, inspirado por mi intento logre lo que yo quería. Y en la inmortalidad de otro tiempo, mucho más allá de mi vida, me regalarán un recuerdo y su victoria…será también mía. 

-Paco Rodríguez-

 

 

Anuncios