“… Ese segundo de incredulidad en que lo terrible está por suceder pero todavía puede ser que no, y el segundo siguiente cuando la pelota ya está dentro de tu arco, la perplejidad, la desazón que no admite respuestas … que te lleva a un segundo de una parálisis perfecta , justo antes de la puteada o la extrema desazón. Ese momento en que lo peor acaba de pasar sin que puedas evitarlo de ninguna manera  pero aun es demasiado pronto para aceptarlo. Ese momento de mierda en el que te acaban de convertir un gol, o… ese momento extraordinario en el que vos lo metés , que tu equipo lo mete; el momento perfecto, el gozo idiota: pura explosión sin pensamiento, el que hizo la diferencia , el que hace penar que ojalá la vida fuera como el futbol” 

-Martín Caparrós-

Anuncios