Uno de los vehículos favoritos del destino para coquetear con los seres humanos es el deporte, aún así no deja de llamar la atención de que el selecto que marque una relación entre futbolista y entrenador sean las lesiones.

Héctor Moreno fue la máxima joya defensiva de la generación mexicana que obtuvo el campeonato mundial juvenil de Perú en 2015. Luego de su brillante torneo, no tardó en ser habitual entro del equipo de los Pumas de la UNAM y, aprovechando el camino abierto por la partida de Carlos Vela y Giovani dos Santos, pronto partió hacia el viejo continente.

La oferta por el central mexicano vino de Holanda. El AZ Alkmaar, un club no acostumbrado a los títulos, sería ahora dirigido por Louis Van Gaal, uno de los entrenadores holandeses más prestigiados en el escenario internacional, quien recibiría al central azteca postrado en una silla de ruedas luego de haberse roto el piel al tratar de recordar sus años mozos como saltador con pértiga.

En Holanda, Van Gaal y Moreno, serían parte fundamental de el resurgimiento del AZ Alkmaar a tal grado de conquistar la Eredivisie, hasta que, como todo ciclo, este también terminó llevando a nuestros dos protagonístas por caminos separados.

Para el mundial de 2014 Van Gaal llegaba al mando de su representativo nacional aunque con un contrato firmado para, una vez terminada la justa en tierras amazónicas, tomar el mando del Manchester United. Por su parte Moreno arribaba a tierras brasileñas como titular en la selección mexicana después de ser durante varias temporadas la principal figura del Espanyol de Barcelona.

El gusto del técnico holandés por el estilo de juego del canteranode los Pumas había llevado a que Manchester United y Espanyol comenzaran las negociaciones previo al torneo veraniego, sin embargo el equipo catalán apostó por la estrategia de no cerrar el trato antes del campeonato, pues sabían que Moreno seria titular con una selección competitiva por lo que podrían sacar mayor provecho de la negociación. No obstante el impredecible destino deportivo tenía preparado algo distinto.

Entrenador y jugador se verían las caras en octavos de final. Holanda enfrentaría a México en uno de los partidos más memorables de la ronda, pero que para Héctor Moreno significaría un trago muy amargo, no solo por la derrota del conjunto mexicano por un penal dudoso en el último minuto, sino porque incluso antes de terminar el medio tiempo Moreno ya sabía que los próximos meses serían los más difíciles de su carrera deportiva.

A segundos de que concluyera la primera mitad el defensa mexicano Francisco ‘Maza’ Rodríguez tuvo una desatención perdiendo el balón en medio campo, el esférico llego hasta la velocidad de Arjen  Robben quien sólo pudo ser detenido por Héctor Moreno mediante una entrada durísima que debió ser marcada como penal. El árbitro decidió no sancionar la falta pero el defensor mexicano ya se había roto dos cosas; la tibia y sus aspiraciones de fichar con el Manchester United.

Despues de una larga recuperación el mexicano regresaría su puesto de titular indiscutible con el Espanyol, equipo que a pesar de todo lo seguía considerando como uno de sus principales activos, aunque tuvo que venderlo por un precio mucho menor al que aspiraba obtener en las negociaciones con el Manchester United. Moreno disminuyó casi un 30 por ciento su valor y su nueva casa seria el Philips Satdion del PSG Eindoven.

En el sorteo de la Champions League 2015-2016 el destino decidió seguir haciendo sus travesuras emparejando al PSV y Manchester United en el mismos grupo, Moreno y Van Gaal se volverían a ver las caras.El 15 de septiembre del 2015 los ‘Red Devils’ visitaron al PSV en partido que inició con los ingleses volcados al frente ante un conjunto holandés desconcentrado. Al minuto 24 Luke Shaw se enfilaba hacia la portería rival cuando Héctor Moreno se lanzó al suelo como último recurso, su barrida, si bien con mucha fuerza, fue con la pierna derecha hacia el esférico, sin embargo la inercia  de la acción hizo que la rodilla izquierda del mexicano se impactará con la espinilla derecha de Shaw. El resultado: Doble factura expuesta del jugador del Manchester United y por lo menos seis meses fuera de las canchas. Moreno y Van Gaal otra vez juntos entre huesos rotos.

 

Anuncios