Los Portland Timbers dieron un paso importante rumbo a la final de la MLS al derrotar por 3 a 1 a Dallas FC en el partido de ida de la serie de campeonato de la conferencia del oeste y con ello mantener el sueño del campeonato más vivo y cerca que nunca

para una de las aficionas más recalcitrantes del fútbol en los Estados Unidos en medio de uno de los mejores ambientes que uno puede vivir en un estadio de fútbol en la Unión americanaimage

A pesar de su corta historia los Timbers puede presumir de contar con una de las identidades mejor construidas y arraigadas dentro de la MLS. Anunciados oficialmente en 2009 e integrados a la liga en 2011 los de Portland hoy luchan por el campeonato teniendo como sede al estadio en la posición número 40 dentro del conteo de los 100 mejores escenarios de futbol según la revista Four Four Two, el Providence Park.

Fundando el siglo antepasado, los cimientos del Providence han sido el epicentro del deporte en Portland. Durante más de 80 años fue casa de uno de los equipos de futbol americano con mayor tradición en el país, los Patos de la Universidad de Oregon, y hoy después de dos remuneraciones generales es, a pesar de tener aforo para poco más de 20 mil aficionados, el prototipo de lo que la MLS quisiera que fuera cada una de sus plazas.

En el interior del inmueble aquello se parece más a los escenarios ingleses que al resto de los estadios norteamericanos, los cánticos así lo certifican cuando a una sola voz, con la Timbers Amy dictando la pauta, los siempre más de 20 mil asistentes se funden para crear una atmósfera incomparable. Además de los cantos, el protagonismo de las bufandas como souvenir principal y el clima siempre dominante durante la última parte de la temporada en Portland hace que sin duda hablemos de uno de los estadios americanos con más esencia europea.

Pero para no renunciar del todo a su identidad norteamericana, el ícono más reconocible de los Timbers es un estereotipo del hombre de Oregon. Timber Joey es la ‘mascota’ del equipo verde; un leñador barbón ataviado con overall de mezclilla y el jersey del equipo quien, luego de cada gol del equipo de casa, procede a cortar un tronco con una motosierra, mismo que posteriormente pasea por la tribuna en donde los aficionados pueden sentir el sabor amaderado de los goles de su escuadra.

Los Timbers están cerca de luchar por su primer título de liga en 5 años de existencia sin embargo en tan solo un lustro han logrado pisar fuerte en el plan de desarrollo de la liga siendo uno de los principales protagonistas que parece tenerlo todo: Un equipo protagonista, una grada entregada y con identidad, una super rivalidad, contra Seattle Sounders, y un estadio ardiente que derrite el frío de Oregon. Un lugar donde para ser crack hay que ser muy tronco.

Anuncios